top of page

Nadie es perfecto, todos nos equivocamos y es muy valioso asumir y pedir perdón cuando es necesario.  Cuando lo hacemos con nuestros hijos, ellos aprenden algo muy valioso, después del conflicto, viene la calma. Aprenden a confiar que, aunque hayan rupturas, se puede volver a establecer una conexión 

"¿Quién no se transformó en dragón alguna vez? ¿Y quién no se sintió horrible inmediatamente después?

Esta historia es una invitación a amigarnos con nuestras fallas. Viene a recordarnos que nuestros errores no nos hacen malas madres, sino que nos hacen madres reales.

Si nuestros hijos conviven con adultos que se sienten cómodos con sus imperfecciones y su vulnerabilidad, se abrirá paso a que ellos también puedan ser más receptivos con sus propias sombras.

Si hay lugar en casa para que las personas que más los quieren se equivoquen, ellos también podrán hacerlo. Su autoestima entonces se verá fortalecida al incorporar la noción de que no son menos valiosos por equivocarse, o más débiles por pedir perdón."

 

Reseña Editorial

Autora: Belén López

Ilustración: Wonky Steverlynck

Formato: 20 X 20 cm

Páginas:

Tapa blanda

El día que mamá se transformó en dragón

$13.800Precio
    bottom of page